¿Monedero posee el control de mis fondos?

La respuesta es no. Monedero no posee el control de tus fondos.

Somos un servicio descentralizado y en la nube, que te otorga el control de tu llave privada al momento de crear una cuenta con nosotros.

Monedero no es una casa de cambio de criptomonedas, ni un banco ni un mercado de valores. Se trata de una aplicación web o para smartphones que te permite gestionar tus criptomonedas de una manera segura y cómoda.

Con Monedero eres tu propio banco: los fondos que gestiones con nosotros serán siempre tuyos. A diferencia de un banco o una casa de cambio centralizada, con Monedero no tienes que pedirle permiso a alguien más para poder hacer uso de tu dinero.

Si gestionas tus criptomonedas a través de nuestra plataforma, no tienes que preocuparte por confiar en un tercero que guarde tus fondos. Lo que significa que toda la responsabilidad sobre tus fondos es tuya.

Así, que, teóricamente, no podríamos ayudarte si pierdes tu llave privada.

Pero descuida, somos un monedero sin custodia cuya principal premisa es tu seguridad. Por ello, ponemos a tu disposición una contraseña que protegerá tu llave privada y tres preguntas de seguridad que te ayudarán a recuperar tu contraseña (pero ¡cuidado! Si pierdes tu contraseña y tus 3 respuestas no habrá forma en que puedas recuperar tus fondos).

Sin embargo, no significa que nos estarás dando el control a nosotros: integramos verificación de dos factores, encriptación SHA-256 y BCrypt, así como almacenamiento IPFS, para ayudar a que tu llave privada esté protegida sin necesidad de que conozcamos tampoco tu contraseña o tus respuestas de seguridad.

En Monedero dejamos que las decisiones sobre el manejo de tu llave privada sean solo tuyas.

¿Puede el equipo de Monedero controlar mi cuenta?

Así como el equipo de Monedero no tiene acceso a tu llave privada y por ende a tus fondos, tampoco podemos controlar tu cuenta. Puedes estar seguro de que todo lo que suceda con tu cuenta será tu decisión.

Al momento de registrarte en Monedero solo te pedimos que nos indiques tu correo electrónico, para que puedas manejar tu cuenta de una manera mucho más sencilla. No necesitamos que nos brindes tu información personal ni que cumplas procesos KYC o AML, como sucedería en una casa de cambio.

De igual forma, tu contraseña, que encripta tu llave privada, y las tres preguntas de seguridad que te dan acceso a tu contraseña, te pertenecen a ti, no a nosotros. Por ello, no solo el control de tu cuenta es tu responsabilidad, también nunca olvidar los medios de acceso a ella lo es.

¿Monedero vincula la información de mis transacciones con mi identidad?

En Monedero utilizamos la información que se muestra de manera pública en la cadena de bloques de las criptomonedas que soportamos. Con ello construimos una historia de las transacciones realizadas con tu llave pública.

Pero no queremos saber tu identidad, nuestra premisa es que puedas realizar tus transacciones de manera segura y cómoda con nosotros. Parte de esa comodidad, pensamos, es mantener tu identidad lejos de las transacciones que realices con nosotros.

Así que [email protected], a diferencia de las casas de cambio de criptomonedas:

¿En qué se diferencia Monedero de los servicios tradicionales?

Las casas de cambio de criptomonedas o monederos más populares se manejan entre dos polos:  mantener el control total de tu llave privada o no hacerlo en absoluto. Ambos escenarios tienen ventajas y desventajas que puedes consultar acá.

Sin embargo, en Monedero esa polarización nos pareció limitante, por lo que decidimos combinar lo mejor de ambos mundos.

Por ello, puedes crear una cuenta con nosotros muy cómodamente con tu correo electrónico, generar una llave privada que será tu total responsabilidad y protegerla con una contraseña y tres respuestas de seguridad que te ayudarán a recuperarla en cualquier momento.

Como no sabemos quién eres y tampoco es nuestro deseo conocer tu identidad, no tienes que someterte a procesos KYC o AML que devengan en la congelación de tu cuenta.

Con Monedero las criptomonedas son tuyas y de nadie más.

Rating del Artículo Gracias! No se ha podido ingresar tu evaluación