¿Qué es la llave privada?

La clave o llave privada es una clave secreta que protege tus criptomonedas.

Se trata de un código conformado por una serie de caracteres alfanuméricos que están asociados a otro código que se denomina clave pública.

La llave privada está asociada a la llave pública por medio de criptografía asimétrica. Juntas sirven para proteger la información cuando se envía y garantizar que cuando se recibe no ha sido modificada.

Una llave privada en formato hexadecimal se ve más o menos de esta manera:

Y una llave pública es algo como esto:

En el caso de las criptomonedas, con la llave privada se firman las transacciones, demostrando tu propiedad sobre los fondos que deseas transferir. La llave pública, por su parte, se utiliza para recibir fondos.

Cuando creas un monedero de criptomonedas lo que estás generando es una llave pública y una privada que te permitirán gestionar tus fondos. Como ya habrás intuido por sus nombres, la clave privada no se comparte, pero la clave pública sí.

Pero descuida, para enviar fondos tú no debes manejar todos esos caracteres, el monedero se encarga de hacerlo por ti. El momento en que debes manejar tu llave privada es si deseas importar tus criptomonedas o, dicho de forma más sencilla, mover tus fondos de un monedero a otro.

Además, para facilitar el manejo de la llave privada, la mayoría de monederos ponemos a tu disposición 12 o 24 palabras que se denominan Mnemonic o Semilla, una traducción amigable de la llave privada. Debes resguardarlas en un lugar seguro, puesto que si pierdes la llave privada ya no podrás acceder a tus fondos de ninguna manera.

Este es el ejemplo de un Mnemonic:

Perder la llave privada, en formato hexadecimal o como Mnemonic, es un riesgo muy grande que el equipo de Monedero quiere ayudarte a sobrellevar. Por ello, te permitimos elegir una contraseña y tres preguntas de seguridad que le darán protección extra a tu llave privada, para que no la pierdas ni pueda ser robada. Conoce cómo funcionan la contraseña y las preguntas de seguridad aquí.

La llave pública también se traduce para su fácil manejo. Así, se convierte en una dirección (un conjunto de caracteres alfanuméricos más pequeño o un código QR) que puedes compartir con aquellas personas de las que deseas recibir fondos, luciendo de esta manera:

A menos que quieras restaurar un monedero, la llave privada debe permanecer respaldada en un lugar seguro. Nadie además de ti debe conocerla.

Rating del Artículo Gracias! No se ha podido ingresar tu evaluación